El monstruo de Laplace y el futuro de mi negocio

Vi la película ‘Dune Parte 2’. Originalmente era fanático de la serie Dune y fue emocionante volver a visitar las interminables y sinuosas dunas de arena y los gusanos de arena saltando con la boca bien abierta. Dune está ambientada en el año 10.000, cuando imperios y señores feudales luchan por el planeta desértico de Arrakis. La historia gira en torno al personaje principal, Paul, un niño noble que lucha en el duro entorno de Arrakis y se convierte en el líder de la raza del desierto de los Fremen. Hasta ahora ha sido una configuración normal, pero esta es la parte que me gusta.

Primero, se trata de historia. La película Dune presenta la historia imperial/colonial moderna con un toque de honestidad. Árabe/Colonial = Arakis, Masala = Especia/Aceite, Bene Kezerit = Extremismo… La escena que baja por la montaña de leche se parece a Lawrence de Arabia. Con este homenaje, el director tal vez haya querido decir que, en última instancia, la inconsciencia colectiva y los cambios impulsados ​​por la historia se repiten.

El motivo de la pelea en Arrakis es que una especia llamada ‘especia’ es un estimulante que hace posible los viajes interestelares, y los astronautas la utilizan para encontrar caminos especiales entre el tiempo y el espacio. Es interesante que esta textura recuerda tanto a la investigación como al petróleo. La especia en polvo negra y brillante mezclada en la arena es excretada por gusanos de arena gigantes que comen y excretan bacterias en la arena. Así, el desierto y los gusanos de arena simbolizan la esterilidad del planeta Arrakis, al tiempo que representan los enormes beneficios que el imperio obtiene de su dependencia de las especias. En Dune Parte 1 se explica brevemente la posibilidad de que Arrakis se convierta en un planeta con abundante agua, pero para poder seguir cosechando especias, Arrakis debe permanecer estéril.

READ  Resultados de la investigación sobre el efecto antienvejecimiento de Gemvax, GV1001, un fármaco contra el Alzheimer

El segundo se relaciona con la filosofía y es un sistema de visión y destino. En el pasado, la humanidad ha pasado por tiempos difíciles debido al desarrollo de la inteligencia artificial y las guerras que esta ha impulsado. Tras esta guerra surgió la Bene Gesserit, una organización que valoraba la intuición y la espiritualidad por encima de la razón humana. Todas son mujeres, que transmiten recuerdos maternos de generación en generación, capaces de controlar a las personas con sus fuertes poderes psíquicos y voces, y que buscan crear el hombre (masculino) ideal, Quesatsu Heatherrock, mediante una reproducción deliberada. Como Quisatsu Heatherlock es un humano, puede trascender todos los recuerdos de la humanidad, convirtiéndolo en un mejor hombre. Si Toon es una obra que refleja la majestuosidad del instinto humano en el mundo de la ciencia ficción, el libro/película ‘Foundation’ lo es en cambio. El futuro de la humanidad se puede predecir utilizando la historia y las estadísticas humanas (Historia de la psicología de Harry Sheldon)

Quisatz Heatherrock también se parece al concepto filosófico del «demonio de Laplace». El demonio de Laplace es un concepto propuesto por el matemático y astrónomo francés Pierre-Simon Laplace y es un ejemplo de determinismo perfecto. Esta teoría supone que si alguna inteligencia conociera completamente la posición y la velocidad de cada partícula en el universo y entendiera completamente las leyes de la naturaleza, entonces esa inteligencia podría predecir correctamente no solo todos los eventos pasados, sino también todos los eventos futuros. Este concepto es una extensión de la visión de la física de Newton, de que el universo es mecánico y predecible. El monstruo de Laplace es una expresión extrema del determinismo científico, que representa la idea de que todo es fijo y predecible sin ninguna incertidumbre.

READ  [이진한 의학전문기자의 메디컬 리포트]El médico contactado por el Hospital Universitario Nacional de Seúl era del Hospital Universitario Nacional de Busan.

En cualquier caso, lo interesante de Dune es que el poder de la historia (la perspectiva psicohistórica) anula la visión holística personal de Paul (intuitiva y espiritual). Paul sabía que si Freeman se convertía en el líder, la guerra se extendería por todo el Imperio Espacial y causaría una terrible tragedia. La combinación de la creencia de las tribus del desierto en la venida del Mesías (en realidad una creencia inculcada mediante ingeniería religiosa por las Bene Gesserit) y su historia apunta en la dirección de la guerra. Para evitar ese destino, Paul intenta evitar convertirse en líder. Pero finalmente, el giro de los acontecimientos lleva a Paul a declararse el Mesías y llevar a Freman a la guerra. Paul creía que conocía todas las formas posibles, pero no podía cambiar el futuro de la manera que quería.

Con el desarrollo de la mecánica cuántica, el monstruo de Laplace también reveló sus límites. En mecánica cuántica, el estado de una partícula sólo puede predecirse probabilísticamente, por lo que el monstruo de Laplace no puede hacer predicciones exactas. Al final, Paul no conoce todas las formas posibles y no puede cambiar el futuro.

Apliquemos nuestro aprecio por la película al trabajo que hacemos (ayudar a los países en desarrollo).

La película Dune se basa en el determinismo, que dice que si sabes tanto como sea posible, puedes conocer el futuro, ya sea historia, subconsciente o basado en recuerdos del pasado. Llevar el determinismo presuposicional de la física clásica a las ciencias sociales es una concesión cinematográfica, pero la lección es que la precisión de las predicciones puede mejorarse conservando tantas variables como sea posible. Entonces, si miro (¿nosotros?) retrospectivamente cuántas variables y qué pocas suposiciones hacemos al planificar un programa para apoyar a los países en desarrollo, el futuro y el programa no resultaron como se predijo.

READ  Se debe desarrollar un sistema estable.

Así que la conclusión de hoy es: si quieres conocer el futuro, recuerda el pasado tanto como sea posible. Aún así, el futuro es sólo un espectáculo raro.

Escribir me cambia a mí y al mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *